La coenzima-Q10 puede aliviar la fatiga después del ejercicio

Investigadores japoneses, dirigidos por Kei Mizuno, han informado que los suplementos de coenzima Q10 impulsan el rendimiento físico y reducen la sensación de cansancio asociado con el ejercicio.

 

Tanto la fatiga como el tiempo de recuperación se redujeron como resultado de la ingesta de 300 miligramos de CoQ10 durante ocho días, de acuerdo con un ensayo a doble ciego, controlado con placebo en 17 voluntarios sanos, publicado en la revista Nutrition.

 

La CoQ10 tiene propiedades similares a las vitaminas, pero ya que es sintetizada naturalmente en el cuerpo no está clasificada como tal. Es conocida como ubiquinona, debido a la “ubicuidad” de su distribución en todo el cuerpo humano.

 

El nivel de CoQ10 producido por el cuerpo comienza a descender después de los 20 años de edad y la coenzima se concentra en la mitocondria de la células. Desempeña un papel vital en la producción de energía química mediante la participación en la producción de adenosin trifosfato (ATP).

 

La CoQ10 también actúa como un potente antioxidante y desempeña un papel importante en la preservación de los niveles de vitamina E y vitamina C.

 

Objetivo

 

Este estudio examinó los efectos de la administración de la coenzima Q10 en la fatiga física.

 

Método

 

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Osaka, de la Corporación Soiken, de la Universidad de Ciencias del Bienestar de Kansai, y de la Universidad de Estudios de Relaciones Exteriores de Osaka (Japón), reclutaron 17 voluntarios (edad promedio 37,5 años) que fueron asignados aleatoriamente a recibir suplementos de coenzima Q10 diarios (100 o 300 mg) o placebo durante ocho días.

 

Como procedimiento de inducción de la fatiga mediante la realización de pruebas físicas, los sujetos realizaron pruebas de esfuerzo controladas sobre una bicicleta ergométrica fija durante dos veces cada 2 horas, y descansaron después durante 4 horas. Durante las pruebas físicas, los sujetos realizaron pruebas con la máxima velocidad durante 10 segundos en los primeros 30 minutos después del inicio de las pruebas físicas (prueba de 30 minutos) y hasta los 30 minutos antes del final de las mismas (prueba de 210 minutos).

 

Resultados

 

El rendimiento físico se incrementó cuando los sujetos recibieron la dosis de 300 mg de CoQ10, en comparación con el grupo de dosis más baja de CoQ10 y el grupo placebo.

 

El cambio en la velocidad máxima de la prueba de 30 a la de 210 minutos fue mayor en el grupo al que se le administraron 300 mg de coenzima Q10 que en el grupo placebo.

 

Además, la sensación subjetiva de fatiga, medida en una escala analógica visual tras la fatiga inducida por el trabajo realizado, se alivió en el grupo al que se le administraron los 300 mg de coenzima Q10 en comparación con el grupo placebo. El período de recuperación fue más corto en este grupo en comparación con el grupo placebo.

 

Mecanismo posible de acción

 

Los investigadores japoneses han considerado que la reducción, inducida por el ejercicio, de los sustratos de energía, las especies reactivas de oxígeno y la oxidación de proteínas están asociadas con la fatiga física. La Coenzima Q10 es un compuesto soluble en lípidos, existente en todas las células, similar a una vitamina. Es un compuesto en la cadena respiratoria de la membrana interna mitocondrial y actúa como un antioxidante esencial en ayudar a la regeneración de otros antioxidantes, por lo que su administración puede atenuar la fatiga física a través de sus funciones como un antioxidante.

 

Conclusión

 

La administración oral de la coenzima Q10 mejora la sensación subjetiva de fatiga y el rendimiento físico durante la fatiga inducida por pruebas de esfuerzo y puede impedir por ello, la aparición de condiciones desfavorables como consecuencia de la fatiga física.

 

Referencia Bibliográfica

 

Antifatigue effects of coenzyme Q10 during physical fatigue. “Efectos antifatiga de la coenzima Q10 durante la fatiga física”. Kei Mizuno, M. Tanaka, Nozaki S., H. Mizuma, S. Ataka, T. Tahara, T. Sugino, T. Shirai, Kajimoto Y., H. Kuratsune, O. Kajimoto, Y. Watanabe. Nutrition 2008; 24(4):293-299.

CÓMO VOLVER A HACER EJERCICIO CUANDO LO HAS DEJADO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es muy posible que te encuentres o te hayas encontrado en alguna de estas situaciones: antes salías a hacer ejercicio con regularidad, pero ahora lo has dejado abandonado. Ya sea por causa de una lesión, por el parón de las vacaciones o por un pico de trabajo que no te dejaba tiempo para nada, resulta que ahora mismo te encuentras totalmente fuera de forma y sin motivación para retomar el ejercicio.

No te preocupes, te vamos a dar las claves para volver a hacer deporte:

LOS 4 PASOS PARA VOLVER A PRACTICAR DEPORTE

1.- Fija tus objetivos

No empieces a hacer ejercicio sin ninguna planificación, saliendo por salir y sin una meta fijada de antemano. Aunque pienses que al principio no es importante y que más adelante ya lo harás, corres el peligro de caer en la desmotivación si no eres capaz de fijar unas metas claras, que te ayuden a seguir adelante en los momentos en que menos te apetezca salir a hacer ejercicio.

2.- Aprovecha tu tiempo

Si puedes hacer tu sesión de entrenamiento planificada en 40 minutos en lugar de 50, mejor que mejor. Así tus sensaciones serán mejores y nunca caerás en el aburrimiento o en la pereza antes de salir de casa y pensar que te viene por delante más de una hora de entrenamiento.

Se pueden hacer sesiones de ejercicio buenísimas en poco tiempo, sólo es cuestión de no entretenerte demasiado con el móvil en las pausas o distraerse saludando a conocidos.

3.- Busca un compañero de entrenamiento

Este consejo es fundamental. Si lo consigues, buena parte de tu éxito, y del de tu compañero, estará logrado. Porque los días en los que la pereza te invada, tu compañero tirará de ti y te sacará de casa, y viceversa.

Además, está comprobado que las sesiones de entrenamiento se realizan siempre a mejores ritmos en compañía, puesto que la motivación es mayor y casi sin darnos cuenta rendimos más.

4.- Descansa lo suficiente.

Es muy común empezar a entrenar y salir siempre a diario, casi sin días de descanso, pensando que así tardaremos menos en recuperar nuestro nivel de forma perdido.

Esto es un error, puesto que los días intermedios de descanso que dejamos sirven a nuestro cuerpo para recuperar y evolucionar la forma física.

Son por tanto una parte necesaria del plan de entrenamiento y nunca debemos eliminarlos, puesto que además aumentan el riesgo a sufrir lesiones.

Además de las lesiones, debemos siempre cuidar nuestra salud cardiovascular con la ayuda de un pulsómetro que nos acompañe en cada entrenamiento, para conocer la respuesta de nuestro cuerpo al esfuerzo al que le vayamos sometiendo.