La mezcla de probióticos complementarios puede desempeñar un papel en la detención del desarrollo del coronavirus

Recientes investigaciones han sugerido que los probióticos ayudan a combatir el Covid-19. Los datos preliminares de un nuevo estudio así lo indican, sugiriendo que una formulación probiótica podría actuar como un remedio complementario para ralentizar la progresión de COVID-19. Los investigadores subrayan la importancia del eje intestino-pulmón en el control de la enfermedad.

 

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores administraron una formulación probiótica suplementaria a 70 pacientes que habían dado positivo por COVID-19. Cabe destacar que casi todos mostraron remisión de la diarrea, en comparación con menos de la mitad en el grupo sin suplementos. En los pacientes que recibieron su bacterioterapia oral, el riesgo estimado de desarrollar insuficiencia respiratoria fue ocho veces menor en comparación con el grupo que no recibió suplementos.

 

Antesala del estudio

 

El Dr. Giancarlo Ceccarelli, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Roma, ha sido uno de los investigadores del estudio. El autor ha detallado que “los resultados preliminares evidenciaron una mejora en la tasa de supervivencia y un menor riesgo de transferencia a una reanimación intensiva para los pacientes suplementados con el probiótico en comparación con los que solo recibieron el tratamiento estándar”.

 

Además, Ceccarelli ha añadido que las bacterias intestinales tienen un impacto de largo alcance en el sistema inmunológico pulmonar. Estos resultados enfatizan “la importancia del eje intestino-pulmón en el control de la enfermedad COVID-19”.

 

Por lo tanto, según las declaraciones de Ceccarelli, “la bacterioterapia podría representar una opción adicional para esta grave enfermedad”. No obstante, el autor ha dejado claro que se trata de un estudio preliminar y específico para este producto concreto.

 

Fórmula probiótica

 

Concretamente, el estudio utilizó SivoMixx 800, una formulación probiótica que contiene cepas bacterianas del ácido láctico y bifidobacterias en una concentración de 800 mil millones de Unidades Formadoras de Colonias (UFC) por sobre. Sus fabricantes, Ormendes, una empresa de biotecnología suiza, dijeron que el producto no está destinado a tratar, prevenir o curar ninguna enfermedad.

 

Sin embargo, su formulación puede resultar adecuada para abordar la disbiosis. Es una alteración del equilibrio de la microbiota que se suele dar en pacientes que han muerto a causa del COVID-19. Esto es porque la secuenciación de su microbiota reveló una disminución significativa de bifidobacterias y lactobacilos, así como un aumento de bacterias oportunistas como Corynebacterium o Ruthenibacterium.

 

El estudio destaca que la disbiosis intestinal tiene un impacto de largo alcance en el sistema inmunológico pulmonar. Por lo tanto, podría ser un riesgo adicional de dificultad respiratoria inducida por COVID-19. De cara a estudios anteriores, estos han sugerido que algunas cepas de lactobacilos y bifidobacterias tienen un papel protector contra el virus de la influenza, rinovirus, virus sincitial respiratorio, adenovirus y neumovirus.

 

Detalles de la investigación

 

El estudio reclutó a 70 pacientes positivos en COVID-19, hospitalizados entre el 9 de marzo y el 4 de abril de 2020. Estos pacientes presentaron fiebre y requirieron oxigenoterapia no invasiva. Además, 42 de ellos recibieron hidroxicloroquina, antibióticos y tocilizumab, solos o en combinación.

 

Un segundo grupo de 28 sujetos recibió la misma terapia añadida con bacterioterapia oral. Se utilizó la formulación Multistrain, compuesta por Streptococcus thermophilus DSM 32345, L. acidophilus DSM 32241, L. helveticus DSM 32242, L. paracasei DSM 32243, L. plantarum DSM 32244, L. brevis DSM 27961, B. lactis DSM 32246 y B. lactis DSM 32247. Se administró en 3 dosis iguales por día.

 

En 72 horas, casi todos los pacientes con bacterioterapia mostraron una remisión de la diarrea y otros síntomas en comparación con menos de la mitad del grupo que no recibió suplementos. Asimismo, en los pacientes tratados con bacterioterapia oral el riesgo estimado de desarrollar insuficiencia respiratoria fue ocho veces menor que en el grupo que no estaba integrado.

 

Tanto la prevalencia de pacientes en UCI como la mortalidad fueron mayores entre los pacientes no tratados con bacterioterapia oral. “Los puntos de entrada del virus en el cuerpo son enzimas que están vinculadas a las células intestinales”, escribieron en el estudio.

 

Por otra parte, los autores señalaron que “el coronavirus cambia constantemente sus patrones de unión a medida que evoluciona. Esto significa que el objetivo potencial en los pulmones también puede variar, pero no en el intestino delgado, donde permanece constante”.

 

Respecto a los resultados, en la fase aguda, solo el 10% de los pacientes con enfermedad por coronavirus 19 (COVID-19) presentaron ADNc del virus en la sangre. “Casi el 50% de ellos lo excretan en las heces”, matizó el equipo de investigación. De hecho, la forma infecciosa del virus se identificó varias veces, lo que sugiere que la vía orofecal es un modo de contaminación. “La afectación intestinal podría explicar la amplia variación en la carga viral de una prueba a otra en la misma persona, como si el virus se escondiera allí”, concluyeron.

 

Funciones biológicas protectoras

 

Al discutir los resultados del estudio, el equipo planteó la hipótesis de que en los pacientes infectados por COVID-19, una formulación bacteriana con el perfil bioquímico e inmunológico “apropiado” podría desencadenar varias funciones biológicas protectoras.

 

Los investigadores también han detallado que las cepas bacterianas presentes en el producto utilizado pueden mejorar la producción “tanto del factor 2 relacionado con el factor nuclear eritroide 2p45 (Nrf2) como de su hemo oxigenasa-1 diana (HO-1)”. Estas moléculas ejercen actividad antiviral mediante la reducción del estrés oxidativo. “Nrf2 y HO-1 tienen una actividad antiviral significativa contra una amplia variedad de virus, incluidos el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el virus de la influenza, el virus sincitial respiratorio, el virus del dengue y el virus del Ébola, entre otros”, han destacado.

 

Por otra parte, el equipo se reafirma en el papel del eje intestino-pulmón. La vía del sistema linfático es uno de los temas en el que hacen hincapié durante el estudio. “Forma un canal entre los pulmones y el intestino, donde las bacterias pueden cruzar la barrera intestinal para llegar a la circulación e influir en la respuesta inmune pulmonar”.

 

Declaraciones y conclusiones

 

“Los metabolitos intestinales afectan significativamente no solo la inmunidad intestinal local, sino también otros órganos a través del sistema linfático y circulatorio”, han añadido los autores. Por ejemplo, los ácidos grasos de cadena corta (AGCC) producidos principalmente por la fermentación bacteriana de la fibra dietética actúan en los pulmones como señalización para atenuar las respuestas inflamatorias y alérgicas.

 

En este sentido, el director ejecutivo de Ormendes, Salvatore Orlando, ha dicho que está “muy complacido” de que una de sus formulaciones haya sido seleccionada como parte de este estudio independiente. “Esto confirma la creciente conciencia de la comunidad científica sobre el papel clave de la microbiota a la hora de abordar la atención médica en la actualidad”.

 

Referencias

 

d’Ettorre G, Ceccarelli G, Marazzato M, Campagna G, Pinacchio C, Alessandri F, Ruberto F, Rossi G, Celani L, Scagnolari C, Mastropietro C, Trinchieri V, Recchia GE, Mauro V, Antonelli G, Pugliese F, Mastroianni CM. Challenges in the Management of SARS-CoV2 Infection: The Role of Oral Bacteriotherapy as Complementary Therapeutic Strategy to Avoid the Progression of COVID-19. Front Med (Lausanne). 2020 Jul 7;7:389.

La deficiencia de selenio podría potenciar la gravedad de COVID-19

Según los datos recogidos por una nueva investigación, “la deficiencia de selenio está claramente relacionada con la gravedad de COVID-19”. Los autores sugieren que esto puede suponer una posible oportunidad de estrategia de prevención.

 

Ciertos micronutrientes se consideran de apoyo para el tratamiento y la protección contra enfermedades virales. Entre ellos se incluyen algunas vitaminas (A, B6, B12, C, D y E) y oligoelementos esenciales (zinc, hierro, selenio, magnesio o cobre). Sin embargo, la base de datos es muy pequeña y solo ahora empieza a confirmarse que ciertos nutrientes son deficientes en pacientes con COVID-19, y se estudia si las concentraciones están relacionadas con la gravedad de la enfermedad o el riesgo de mortalidad.

 

La deficiencia de Selenio y el COVID-19

 

El informe de investigación actual, publicado en Nutrients, señala que la deficiencia de Selenio (Se) es un factor de riesgo establecido para las infecciones virales. Asimismo, la tasa de curación de COVID-19 se ha asociado recientemente con el estado de Se basal en diferentes áreas de China.

 

El equipo de investigación colaborativo de Alemania planteó la hipótesis de que el Se puede ser de relevancia para la infección por SARS-CoV-2. Esto tendría repercusión en el curso de la enfermedad de COVID-19, ya que la deficiencia grave de Se es prevalente entre los pacientes y se asocia con bajas probabilidades de supervivencia en COVID-19.

 

Suplementación con Selenio

 

El estudio transversal de 33 pacientes con COVID-19 se realizó en el Hospital Público sin fines de lucro Klinikum Aschaffenburg-Alzenau (Alemania). El informe concluye que los pacientes que padecen COVID-19 muestran una deficiencia de Se en sangre, junto con una baja concentración del transportador Se SELENOP y baja actividad enzimática de la GPx3 secretada.

 

Los autores concluyen que, aunque se desconoce la causalidad debido a la naturaleza observacional de este estudio, el análisis del estado de Se proporciona información de diagnóstico para los pacientes con COVID. Por otra parte, confirman que sus resultados apoyan la discusión sobre la suplementación con adyuvante Se en pacientes gravemente enfermos y con deficiencia del oligoelemento.

 

Declaraciones y matices tras el estudio

 

El informe dic que “la deficiencia de selenio fue muy fuerte en comparación con los adultos europeos sanos”. Esto se ha reflejado en lecturas relacionadas con los tres biomarcadores de estado de Se. “La observación de que la deficiencia de Se fue más grave en las muestras obtenidas de los no supervivientes en comparación con los supervivientes de COVID-19 puede sugerir cierta relevancia del oligoelemento para hacer frente al virus y para una convalecencia exitosa”, añadieron los investigadores.

 

Se trata de una hipótesis respaldada por la diferencia en el desarrollo del estado de Se en el tiempo. Es decir, está comprobado por las muestras que se han recogido entre “los supervivientes con un estado de Se en recuperación progresiva, mientras que los que no sobrevivieron no mostraron estos signos”.

 

Por lo tanto, los autores insisten en que se debe evitar la deficiencia severa de Se en los entornos preventivos y clínicos. “Se puede solventar el problema mediante una dieta equilibrada o con los suplementos adecuados”, han matizado.

 

Hipotetizar rutas biológicas

 

Cabe señalar que el informe describe cinco posibles vías bioquímicas subyacentes que conducen a las observaciones de este estudio. En primer lugar, sugieren que el estado de selenio puede ser relativamente bajo en los pacientes antes de la enfermedad. Esto constituye un factor de riesgo de infección viral, tal y como se mostró anteriormente en otras enfermedades.

 

En segundo lugar, tras la inflamación creciente, un estado de Se bajo potencialmente preexistente puede disminuir aún más. Se ha demostrado en los casos de la sepsis y de la lesión politraumática.

 

Otra posible vía sugerida es que una estadía más prolongada en la UCI en condiciones inflamatorias e hipóxicas puede causar una pérdida continua de selenio.

 

Conclusiones

 

Alternativamente, los autores del estudio sugieren que una respuesta inmune excesiva puede estar directamente relacionada con el estado de Se. Esto ocurre debido a que el estrés oxidativo puede invadir la capacidad de las enzimas protectoras y los antioxidantes.

 

Finalmente, plantean la hipótesis de que un estado de selenio en declive puede constituir un marcador sustituto de la gravedad de la enfermedad. Además, esto supondría una evolución poco favorable para los estresores patológicos, la hipoxia y las citocinas inflamatorias.

 

Referencias

 

Moghaddam A, Heller RA, Sun Q, Seelig J, Cherkezov A, Seibert L, Hackler J, Seemann P, Diegmann J, Pilz M, Bachmann M, Minich WB, Schomburg L. Selenium Deficiency Is Associated with Mortality Risk from COVID-19. Nutrients. 2020 Jul 16;12(7):2098.

Probióticos PiLeJe

PiLeJe es un laboratorio que se fundó en Francia en 1990 de la mano de un pequeño grupo de médicos, farmacéuticos, biólogos e investigadores deseosos de compartir otra visión de la medicina complementaria a la de las terapias habituales.

PiLeJe entiende la SALUD tal como la define la Organización Mundial de la Salud (OMS): “Un estado completo de bienestar físico, mental y social que no consiste solamente en una ausencia de enfermedad“.

Los productos PiLeJe aportan soluciones para apoyar la salud comprobadas científicamente por médicos, profesionales sanitarios y pacientes.

La filosofía del laboratorio PiLeJe se caracteriza por la constante innovación, con una constante búsqueda y desarrollo de soluciones eficaces para una salud sostenible.

Entre sus productos podemos destacar la línea Lactibiane, probióticos PiLeje,  específicamente formulados para distintas necesidades, como: Lactibiane Cnd, Lactibiane Reference, Lactibiane Tolerance, etc.

A tener en cuenta

Hay una multitud de bacterias diferentes, pero pocas califican como probióticos. Las que lo son son principalmente bacterias lácticas, es decir bacterias que fermentan azúcares en ácido láctico, pertenecientes a 4 géneros diferentes (Lactobacilli, Bifidobacteria, Streptococci, Lactococci) que comprenden miles de especies.

A su vez, cada cepa tiene propiedades específicas. Es por ello que no existe un probiótico universal.  A cada problema de salud corresponde, en su caso, una cepa que ha sido probada y ha demostrado su eficacia. Teniendo esto en cuenta es como se formula un suplemento probiótico de PiLeJe.

Criterios de selección de probióticos

Para que los suplementos probióticos sean de buena calidad y tengan efectos beneficiosos, deben cumplir con ciertos criterios que se deben tener en cuenta a la hora de elegir un probiótico.

  1. Cepa(s) identificadas

Es esencial elegir un probiótico cuyas cepas se hayan estudiado y cuyos efectos se hayan demostrado.

  1. Gastroresistencia probada

Cuando se ingiere un probiótico, éste tendrá que progresar en ambientes extremos y resistir la acidez del estómago, enzimas digestivas, sales biliares, etc. Si las bacterias no resisten estas condiciones, no llegarán vivas al intestino y colon y no podrán ejercer sus efectos beneficiosos.

  1. Adhesión a la mucosa intestinal

Una buena adhesión del probiótico representa su capacidad para adherirse a las células del intestino. Si la adherencia es satisfactoria, se incrementará el tiempo de presencia de las cepas probióticas en el intestino. De hecho, un probiótico solo pasa a través del cuerpo (excepto en el caso de dosis muy altas). Una buena adhesión optimiza la interacción entre las bacterias de la microbiota y los sistemas relacionados (particularmente el sistema inmunológico).

¿Qué es el packaging secundario alimentario?

¿Te gustaría saber qué es el packaging secundario alimentario? Tanto si te dedicas al sector de la alimentación como si eres un consumidor preocupado por lo que te proporcionan en las estanterías de los supermercados, puede ser muy interesante para ti contar con esta información.

Diferencias entre packaging secundario y packaging primario

Para entender qué es el packaging secundario la mejor manera de explicarlo es hablando también del packaging primario y de las diferencias entre ambos.

El packaging primario es el que está en contacto directo con el producto. Imaginemos una caja de galletas. El packaging primario sería el plástico que envuelve cada galleta o cada grupo de galletas. Está en contacto directo con el alimento. En el caso de un perfume, sería el frasco mismo del perfume, que está en contacto directo con el mismo.

El packaging secundario es aquel que recubre el packaging primario. En el caso de las galletas estaríamos hablando de la caja en la que se venden y en el caso del perfume de la caja en la que se presenta.

Existe incluso un packaging terciario, que sería la caja que se utiliza para el transporte de los productos desde la fábrica hasta el lugar de ventas. Por ejemplo, una gran caja de cartón en la que viajan varias cajas de galletas o varias cajas de perfumes, siguiendo con el ejemplo dado.

Los especialistas en packaging alimentario conocen muy bien los diferentes materiales que pueden usarse para el packaging secundario y las ventajas que pueden tener cada uno de ellos.

Packaging secundario metálico

Uno de los tipos de packaging secundario de mayor calidad es el packaging metálico. Nos ofrece muchas ventajas adicionales, ya que es un gran protector contra golpes, pero también contra la humedad o el aire. Los productos llegan así en las mejores condiciones, sobre todo cuando hablamos de productos especialmente delicados como galletas o a los que afecta mucho el aire, como el té o el tabaco.

Pero el packaging metálico también es escogido por su elegancia y belleza, siendo el favorito para productos premium como perfumes de alta gama o bebidas alcohólicas de la mejor calidad. Para el consumidor son no solo una garantía de calidad, sino un atractivo envoltorio que le añade clase y distinción al artículo que están comprando. Especialmente si es para regalar, pero también si es para uso personal.

Ahora sabes qué es el packaging secundario alimentario y también los beneficios que tienen, por lo que podrá elegir el que necesitas como fabricante o el que te resulta más útil como consumidor.

Los bajos niveles de selenio podrían estar vinculados con una mayor prevalencia de osteoporosis

Un estudio realizado en China, sobre la población de edad avanzada, ha encontrado un vínculo entre una baja ingesta dietética de selenio y una mayor prevalencia de osteoporosis.

 

La investigación se ha llevado a cabo por un equipo de la Universidad Central South en Hunan, China. También han colaborado investigadores de la Universidad de Nottingham en el Reino Unido. Los hallazgos del estudio transversal han sido publicados en el BMC Musculoskeletal Disorders.

 

Se dice que este es el primer estudio que analiza el vínculo directo entre la ingesta dietética de selenio y la osteoporosis. Para ello, se ha seleccionado a un total de 6.267 sujetos de estudio de aquellos que recibieron exámenes de salud en el Hospital Xiangya. Las pruebas se realizaron entre octubre de 2013 y diciembre de 2015. De entre las personas analizadas, 602 padecían osteoporosis.

 

Proceso del estudio

 

De cara a los pasos seguidos por la investigación china, en primer lugar, todos los sujetos respondieron a un cuestionario semicuantitativo de frecuencia de alimentos (SFFQ). En él se enumeraron 63 alimentos, todas las principales fuentes de selenio dietético.

 

Por otra parte, se evaluó su densidad mineral ósea (DMO) mediante un sistema compacto de absorciometría radiográfica (RA). En este caso, el análisis mostró que los pacientes con osteoporosis tenían una menor ingesta de selenio y calcio en la dieta en comparación con los que no la padecían.

 

Teniendo en cuenta los efectos de posibles factores de confusión, los investigadores hicieron un ajuste por edad, sexo e IMC, y se hicieron observaciones similares. “En los seres humanos de mediana edad y ancianos, los participantes con niveles más bajos de ingesta dietética de selenio tienen una mayor prevalencia de osteoporosis en una forma de respuesta a la dosis”, concluyeron los investigadores.

 

Citando investigaciones anteriores, los autores señalaron que la falta de selenio podría aumentar el nivel de hormonas tiroideas en la sangre, a su vez. Asimismo, esto podría acelerar la pérdida ósea y conducir a la osteoporosis.

 

Mecanismo de acción del selenio

 

El equipo explica algunos mecanismos por los cuales el selenio podría influir en la disminución del riesgo de osteoporosis.

 

El oligoelemento selenio tiene la capacidad de inhibir a un grupo de moléculas con función inmunitaria, las citocinas, que estimulan la progresión de la osteoporosis.

 

Además, el selenio forma parte de un grupo de enzimas antioxidantes, que eliminan las especies reactivas de oxígeno intracelular, que al acumularse causan estrés oxidativo y daño celular.

 

Por lo tanto, niveles más bajos de selenio pueden aumentar el estrés oxidativo, hecho que tendría efectos en la progresión de la osteoporosis.

 

Conclusiones y previsiones

 

Por lo tanto, los investigadores confirmaron que los hallazgos podrían generalizarse a la población europea. Esto es porque la ingesta dietética de selenio en el estudio (43,5 μg / día) es similar a la de los europeos (40 μg / día).

 

Si bien se detectó una correlación, los investigadores dijeron que el estudio no logró descubrir la relación causal entre la ingesta de selenio en la dieta y la prevalencia de la osteoporosis.

 

Por otra parte, una de las limitaciones durante el estudio estuvo relacionada con el método de medición de la DMO. En este caso, la DMO se detectó en las falanges con un sistema de RA digital compacto, ya que el estándar de oro – el uso de absorciometría de rayos X de energía dual – es un método costoso.

 

Referencias

 

Wang Y, Xie D, Li J, Long H, Wu J, Wu Z, He H, Wang H, Yang T, Wang Y. Association between dietary selenium intake and the prevalence of osteoporosis: a cross-sectional study. BMC Musculoskelet Disord. 2019 Dec 4;20(1):585.

Cómo prevenir la pérdida de cabello: 6 consejos para ayudar a salvar el cabello

Hay muchas cosas que se pueden hacer para retrasar o detener la caída del cabello, pero qué hacer depende de la razón por la que se está perdiendo.

Es importante recordar que se desprenden cabellos a diario lo cual es perfectamente normal.

Sin embargo, cuando la pérdida de cabello es persistente, va en aumento y el crecimiento se ralentiza es cuando hay que tomar medidas. Es recomendable acudir a un especialista que pueda diagnosticar si la pérdida de cabello es causada por problemas de tiroides, estrés, infecciones del cuero cabelludo, alopecia androgénica o simplemente envejecimiento.

¿Por qué se cae el cabello?

 

El cabello de la cabeza pasa por un ciclo de vida que implica crecimiento, descanso y desprendimiento. Es común que las personas pierdan alrededor de 100 pelos al día.

Si se experimenta una pérdida más repentina, pérdida en parches o adelgazamiento general es posible que sea necesario acudir a un especialista.

Algunos desprendimientos son temporales y pueden responder bien a los cambios en la dieta, ciertos tratamientos o cambios en el estilo de vida. Otras pérdidas pueden ser más permanentes o no detenerse hasta que se trate una afección subyacente.

A los 40 años, aproximadamente la mitad de todos los hombres experimentarán pérdida de cabello debido a afecciones hereditarias como la alopecia androgénica (calvicie de patrón masculino).

Del mismo modo, más de la mitad de las mujeres experimentarán pérdida de cabello genética (calvicie de patrón femenino) antes de los 70 años.

Otras causas de pérdida de cabello incluyen:

  • Afecciones médicas, como alopecia areata, infecciones del cuero cabelludo o tricotilomanía.
  • Cambios hormonales por embarazo, parto, menopausia o problemas de tiroides.
  • Medicamentos o suplementos como los que se usan para el cáncer, la presión arterial alta, la depresión o la artritis.
  • Tratamiento de radiación para afecciones como el cáncer.
  • Estrés, ya sea físico o emocional.
  • Prácticas de estilo como usar colas de caballo apretadas o trenzas.

Entre los principales consejos para prevenir la caída del cabello destacan:

Dieta

 

1.      Dieta mediterránea

 

Un estudio de 2018 reveló que una dieta que contenga vegetales crudos y hierbas frescas, como la dieta mediterránea, puede reducir el riesgo de alopecia androgénica o retrasar su aparición.

Los mejores resultados se observaron cuando los participantes consumieron grandes cantidades de estos alimentos como el perejil, albahaca o ensalada de verduras más de tres días a la semana.

 

2.      Proteínas

 

Los folículos pilosos están hechos principalmente de una proteína llamada queratina. En un estudio del 2017, donde participaron 100 personas con pérdida de cabello, destacó que consumir una dieta rica en proteínas puede ayudar a prevenir la pérdida de cabello.

Las opciones saludables incluyen alimentos como huevos, nueces, frijoles y guisantes, pescado, productos lácteos bajos en grasa, pollo y pavo.

 

3.      Vitamina A

 

La vitamina A está compuesta en parte de retinoides, que se ha demostrado que aumenta la tasa de crecimiento del cabello. Esta vitamina también puede ayudar con la producción de sebo, manteniendo el cuero cabelludo más saludable y capaz de retener más pelos.

 

Cuidado del cabello

 

4.      Lavado regular

 

Lavar el cabello diariamente puede proteger contra la caída del cabello al mantener el cuero cabelludo sano y limpio. La clave es usar un champú suave sin sulfatos. Las fórmulas más duras pueden secar el cabello y hacer que se rompa, provocando la caída del cabello.

 

5.      Aceite de coco

 

El ácido láurico que se encuentra en el aceite de coco ayuda a unir las proteínas en el cabello protegiéndolo de la rotura en la raíz y el mechón. Además, masajear el aceite de coco en el cuero cabelludo puede promover un mejor flujo sanguíneo y ayudar con el rebrote.

 

6.      Estilo suave

 

Las trenzas apretadas o las colas de caballo pueden tirar del cabello en la raíz y potencialmente provocar un desprendimiento excesivo. Asimismo, los moldeadores de calor, como rizadores o alisadores, también pueden dañar o romper el tallo del cabello.

Además, Los tratamientos químicos como las permanentes o el color del cabello también pueden dañar el pelo y el cuero cabelludo.

 

Los beneficios de la vitamina D sobre la función inmunológica

Una nueva revisión ha confirmado que existe una “relación indiscutible entre la vitamina D y el sistema inmunitario”. La investigación llevada a cabo ha demostrado que la ingesta de esta vitamina tiene claros beneficios para la salud inmune.

 

Son muchos los beneficios probados para la salud inmunológica gracias a la ingesta habitual de “la vitamina del sol”. Se trata de uno de los nutrientes señalados en una revisión reciente para mantener el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Entre otras cosas, la vitamina D apoya la protección ante infecciones virales.

 

El documento, dirigido por el profesor Philip Calder de la Universidad de Southampton en Inglaterra, también se centró en otros nutrientes como vitamina C, zinc y omega-3 DHA.

 

Vitamina D y COVID-19

 

Además, los investigadores del Trinity College en Dublín (Irlanda) han declarado recientemente que la deficiencia de vitamina D podría desempeñar un papel importante en la gravedad de las infecciones por COVID-19.

 

En este sentido, los científicos del Trinity College declararon que “la evidencia que respalda un efecto protector de la vitamina D contra la enfermedad grave de COVID-19 es muy sugerente”. Esto se debe, según los autores, a que una proporción sustancial de la población del hemisferio norte sufrirá importantes deficiencias de vitamina D en consecuencia de la enfermedad.

 

Los científicos han apuntado que los datos y resultados de los últimos ensayos sugieren que los suplementos de vitamina D son muy seguros y pueden servir de ayuda. Por ejemplo, 1000 unidades internacionales (25 microgramos) al día pueden ser de gran utilidad. “Es hora de que los gobiernos fortalezcan las recomendaciones para la ingesta y la suplementación de vitamina D”, han declarado los autores.

 

Beneficios y comparaciones

 

En los modelos animales, los metabolitos de la vitamina D funcionan mejor en un entorno preventivo, un período de tiempo que a menudo se pierde en los ensayos en humanos. Por lo tanto, los revisores han añadido que se necesitan más ensayos aleatorios y controlados para investigar si la suplementación con vitamina D regular puede prevenir o modificar el curso de enfermedades inflamatorias o autoinmunes en sujetos en riesgo.

 

“Por ahora, la conclusión sobre el efecto de la vitamina D en el sistema inmunitario es que evitar la deficiencia severa de vitamina D mejora la salud inmunológica y disminuye la susceptibilidad a las enfermedades autoinmunes”, según han revelado los autores del estudio.

 

La vitamina del sol

 

La vitamina D se refiere a dos precursores biológicamente inactivos: D3, también conocido como colecalciferol, y D2, ergocalciferol. Ambas se transforman en el hígado y los riñones en 25-hidroxivitamina D (25 (OH) D), la forma de ‘almacenamiento’ no activa y la forma activa de 1,25-dihidroxivitamina D (1,25 (OH) 2D).

 

Nuestro organismo es capaz de fabricar vitamina D al exponerse a la luz solar, de ahí viene el nombre de “la vitamina del sol”. En algunos países los niveles son tan débiles durante los meses de invierno que el cuerpo no puede producir esta vitamina. Por ello, muchos consideran que los suplementos dietéticos y los alimentos enriquecidos son la mejor manera de aumentar la ingesta de vitamina D.

 

El peso de la genética

 

Nutrients ha publicado una serie de artículos centrados en la vitamina D, entre ellos se incluye uno redactado por científicos de la Universidad del Este de Finlandia. En él se analiza qué genes relacionados con la salud inmunológica están regulados por 1,25 (OH) 2D3.

 

Según sus pruebas in vitro, la vitamina D se dirige a genes con diferentes efectos de apoyo inmunitario:

  • Respuesta aguda a la infección.
  • Infección general.

 

En este sentido, los investigadores sugieren que los 15 genes destacados son los objetivos más relevantes de la vitamina D en el contexto de la inmunidad. Estos pueden seleccionarse como biomarcadores en la práctica clínica para el diagnóstico personalizado de la conexión entre la deficiencia de vitamina D y las enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario.

 

Referencias

 

Martens, P.-J.; Gysemans, C.; Verstuyf, A.; Mathieu, C. Vitamin D’s Effect on Immune Function. Nutrients 2020, 12, 1248.

 

Koivisto, O.; Hanel, A.; Carlberg, C. Key Vitamin D Target Genes with Functions in the Immune System. Nutrients 2020, 12, 1140.

Ventajas y desventajas de un cepillo de dientes de bambú

Los cepillos de dientes de plástico representan el 1% de los desechos en los océanos. Estamos acostumbrados a cambiarlos cada 3-4 meses, por lo que cada año tiramos más de 4,5 mil millones de cepillos de dientes de plástico.

Los cepillos de dientes convencionales están hechos de diferentes tipos de plásticos, por lo que no se pueden reciclar y pueden tardar más de 400 años en descomponerse, hasta que finalmente terminan en los océanos dañando la vida marina.

Afortunadamente, la tecnología del cepillo de dientes ha avanzado y ahora tenemos muchas opciones cuando se trata de nuestro cuidado dental.

El cepillo de dientes de bambú ha crecido en popularidad en todo el mundo debido a su biodegradabilidad. Tan efectivo como el plástico o el eléctrico, un cepillo de dientes de bambú tiene un mango de bambú y fibras de nylon (o, en algunos casos, otras fibras naturales) que son tan fuertes como el plástico.

Hay muchas ventajas que puede ofrecer un cepillo de dientes de bambú de los cuales destacan:

Ventajas

 

La ventaja más conocida y popular es que un cepillo de dientes a base de bambú elimina el desperdicio innecesario y brinda la misma calidad de limpieza que puede ofrecer un cepillo de plástico.

Nunca ha sido tan fácil de reciclar, reutilizar o compostar tanto el envase como el cepillo de dientes en sí una vez que su vida útil ya haya finalizado.

Se recomienda cambiar el cepillo de dientes cada uno o tres meses para una atención óptima.

Otra ventaja del bambú es que es naturalmente antimicrobiano. Hay una razón por la cual las tablas de cortar y los utensilios de cocina están hechos de madera y bambú. A diferencia del plástico, las propiedades dentro del bambú matan las bacterias que penetran en su superficie, proporcionando una protección duradera contra las bacterias dañinas.

La planta de bambú tiene naturalmente propiedades antimicrobianas que no permiten el crecimiento bacteriano en la boca. Durante el cepillado, los agentes luchan contra los microbios casi a la perfección, pero esto no significa que no se deba enjuagar la boca después de cada cepillado.

Los cepillos de dientes de plástico, por otro lado, están hechos con productos químicos como el polipropileno y el polietileno que han reportado escenarios de filtración de productos químicos. Estos productos químicos, una vez en nuestro torrente sanguíneo, pueden causar graves consecuencias médicas.

 

Además, el bambú es una de las plantas de más rápido crecimiento. Con su propiedad antimicrobiana, la planta de bambú no necesita pesticidas ni fertilizantes para su crecimiento lo que se garantiza el uso de materiales ecológicos para su crecimiento.

 

Desventajas

 

Con las muchas ventajas que conlleva la elección del bambú, es importante tener en cuenta algunas desventajas.

Por ejemplo, algunas empresas colocan sus productos biodegradables en envoltorios de plástico, así que es importante tener cuidado cuando se compre un cepillo de dientes y elegir la empresa con las intenciones correctas.

Algunas empresas también anuncian cerdas de Nylon-4, que se ha demostrado que se biodegradan bajo ciertas condiciones. Sin embargo, una mirada más cercana podrá sacar a la luz que la mayoría están hechas con cerdas de Nylon-6 que de hecho no son biodegradables.

Una forma fácil de verificar qué tipo de cerdas se está comprando es prestar atención en las instrucciones de reciclaje en la parte posterior del empaque. Si necesita quitar las cerdas antes de poder compostar su mango, entonces probablemente sean de Nylon-6 o de otras propiedades plásticas.

Si bien son personalizables en cuanto a colores, siguen siendo un cepillo de dientes básico ya que en la mayoría de las ocasiones se utilizan colorantes alimenticios para obtener esa tonalidad.

Es fácil ver por qué los ecologistas y las personas de todo el mundo eligen el bambú. La efectividad de un cepillo de dientes de bambú en los dientes es igual a la de los plásticos con el beneficio adicional de un mejor impacto ambiental y propiedades antimicrobianas.

La dieta mediterránea promueve las bacterias intestinales en las personas mayores

Las dietas ricas en verduras, frutas, granos integrales, legumbres y aceite de oliva pueden afectar positivamente a las bacterias intestinales. Esto se debe al aumento de la diversidad de bacterias, por lo que se frena el avance de la fragilidad física y el deterioro cognitivo en las poblaciones de mayor edad.

 

En un nuevo estudio de cinco países publicado en la revista Gut, los investigadores analizaron las dietas habitaules entre las personas mayores, particularmente las que reciben atención residencial a largo plazo. Habitualmente se trata de dieta restrictivas que reducen la diversidad de bacterias intestinales, lo que acelera el inicio de la fragilidad.

 

Por lo tanto, el equipo de investigación quería ver si una dieta mediterránea podría mantener el microbioma en el aparato digestivo de las personas mayores y promover la retención o incluso la proliferación de bacterias asociadas con el envejecimiento saludable.

 

Los investigadores realizaron un estudio que investigó si un año con la dieta mediterránea podría alterar la microbiota intestinal y reducir la fragilidad.

 

Método

 

Los autores del estudio analizaron el microbioma intestinal de 612 personas de 65 a 79 años, antes y después de 12 meses. El primer grupo de 289 participantes comió su dieta habitual, mientras que 323 participantes consumieron una dieta mediterránea rica en frutas, verduras, nueces, legumbres, aceite de oliva y pescado y baja en carnes rojas y grasas saturadas.

 

Los participantes consistieron en 28 que eran frágiles, 151 estaban al borde de la fragilidad y 433 no se encontraron frágiles al comienzo del estudio. Vivían en cinco países diferentes: Francia, Italia, Países Bajos, Polonia y el Reino Unido.

 

Resultados

 

Los investigadores encontraron que consumir una dieta mediterránea se asociaba con cambios beneficiosos en el microbioma intestinal.

 

Comer una dieta mediterránea durante un año aumenta el tipo de bacterias intestinales relacionadas con el envejecimiento saludable, al tiempo que reduce las asociadas con la inflamación nociva en las personas mayores.

 

La dieta ayuda a frenar la pérdida de diversidad bacteriana al tiempo que aumenta las bacterias previamente asociadas con varios indicadores de fragilidad reducida, como la velocidad al caminar, la fuerza de agarre de las manos, la memoria y la inflamación reducida.

 

“La interacción de la dieta, el microbioma y la salud del huésped es un fenómeno complejo influenciado por varios factores”, anotó el estudio.

 

Bajo el microscopio

 

Tras un examen más detallado, la investigación reveló que los cambios en el microbioma se asociaron con un aumento de bacterias que producen ácidos grasos de cadena corta beneficiosos. Además, disminuyó el tipo de bacteria involucrada en la producción de ciertos ácidos biliares. Una sobreproducción de este tipo puede aumentar el riesgo de cáncer de intestino, resistencia a la insulina, hígado graso y daño celular.

 

Un aumento en la fibra dietética y vitaminas y minerales, especialmente C, B6, B9, cobre, potasio, hierro, manganeso y magnesio, estuvieron en gran parte detrás de los cambios en el microbioma.

 

Los hallazgos fueron independientes de la edad de la persona o del índice de masa corporal, los cuales afectan el microbioma.

 

A pesar del país de origen del participante, la respuesta a la dieta mediterránea después de 12 meses fue similar y consistente, señalando los autores:

 

“Notablemente, a pesar de las diferencias de composición de microbioma específicas del país al inicio y las diferentes adherencias dietéticas, los taxones sensibles a la dieta identificados en toda la cohorte se compartieron en gran medida entre las diferentes nacionalidades, es decir, su asociación con la dieta no era específica para ningún país”.

 

Los autores también señalan que algunas de las implicaciones se infieren en lugar de medirse directamente.

 

“Si bien los resultados de este estudio arrojan luz sobre algunas de las reglas de esta interacción tripartita, varios factores como la edad, el índice de masa corporal, el estado de la enfermedad y los patrones dietéticos iniciales pueden desempeñar un papel clave para determinar el alcance del éxito de estas interacciones “, explicaron los autores, agregando que los beneficios para la salud de la dieta mediterránea no se limitan a los sujetos de edad avanzada.

 

Referencias

 

Ghosh TS, Rampelli S, Jeffery IB, et al. Mediterranean diet intervention alters the gut microbiome in older people reducing frailty and improving health status: the NU-AGE 1-year dietary intervention across five European countries. Gut. 2020;69(7):1218‐1228.

La modulación probiótica del sistema inmunitario alivia los síntomas de la fiebre del heno

Ocho semanas de suplementación con probióticos pueden reducir los síntomas de la fiebre del heno y mejorar la calidad de vida. Esta acción ocurre a través de la modulación del sistema inmune.

 

La fiebre del heno, también denominada como rinitis alérgica estacional o polinosis, es una rinoconjuntivitis debida a la alergia al polen.

 

El equipo de investigación del Instituto de Salud de Menzies en la Universidad de Tsmania (Australia) llevó a cabo este análisis en el que examinaron los cambios en la expresión del gen inmune sistémico y mucoso. Los participantes del estudio se clasificaron como respondedores o no respondedores, en función de la mejora de los síntomas en respuesta al suplemento probiótico.

 

El informe señala que la evidencia previa que sugiere que los probióticos pueden producir mejoras clínicamente significativas en los síntomas de la rinitis es mixta. Por lo tanto, puede confundirse por cuestiones relacionadas con el diseño del estudio.

 

Método del estudio

 

La evaluación, publicada en la revista Genes, estableció criterios de un cambio beneficioso en el cuestionario de calidad de vida de mini-rinoconjuntivitis (mRQLQ). La expresión del gen inmune sistémico y de la mucosa se evaluó utilizando el kit nCounter PanCancer Immune Profiling (Nanostring Technologies, Seattle, WA, EE. UU.) En muestras de sangre y un lisado nasal.

 

En total, había 414 genes inmunes en la sangre y 312 genes inmunes en las muestras de la mucosa expresados por encima del umbral de fondo. La agrupación jerárquica no supervisada de genes inmunes separó a los respondedores de los que no respondieron en muestras de sangre y de mucosa al inicio y después de la suplementación.

 

El informe afirma que las diferencias en los procesos biológicos fueron evidentes en la mucosa nasal. Sin embargo, no fue así en la sangre de los respondedores, en comparación con los no respondedores. “Estos hallazgos respaldan el uso de enfoques de red para comprender los cambios inducidos por los probióticos en el sistema inmune”.

 

Declaraciones

 

El Dr. Pete Smith de Queensland Allergy Services y un miembro del equipo del estudio afirmó lo siguiente: “nuestro estudio puede permitirnos personalizar el tratamiento con probióticos para personas con rinitis alérgica estacional”.

 

Por su parte, el Dr. Nic West de la Universidad Griffith añadió que los resultados permitirán realizar investigaciones específicas para encontrar estrategias que las personas puedan usar durante la temporada de polen. “El perfil de expresión de genes inmunes digitales discrimina a los respondedores de rinitis alérgica de los que no responden a la suplementación con probióticos”.

 

Referencias

 

West NP, Watts AM, Smith PK, Zhang P, Besseling-van der Vaart I, Cripps AW, Cox AJ. Digital Immune Gene Expression Profiling Discriminates Allergic Rhinitis Responders from Non-Responders to Probiotic Supplementation. Genes (Basel). 2019 Nov 4;10(11).